Publicada la Directiva (UE) 2018/844 de 30 de mayo de 2018, revisión de la Directiva 2010/31/UE de Edificios

27/06/2018

La Directiva modifica las Directivas 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de los edificios, y la 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética.

Se ha publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea la Directiva (UE) 2018/844, que modifica las Directivas 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de los edificios,  y la 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética.

El objetivo principal de esta nueva Directiva es acelerar la renovación rentable de los edificios existentes, más específicamente, introduce sistemas de control y automatización de edificios como alternativa a las inspecciones físicas, fomenta el despliegue de la infraestructura necesaria para e-mobility, e introduce un indicador de inteligencia para evaluar la preparación tecnológica del edificio.

Esta actualización de la EPBD también fortalecerá los vínculos entre la financiación pública para la renovación de edificios y los certificados de rendimiento energético e incentivará la lucha contra la pobreza energética mediante la renovación de edificios.

La Directiva incorpora un nuevo artículo relativo a la “estrategia de renovación a largo plazo”:

El objetivo de esta estrategia es descarbonizar el parque edificado antes de 2050, facilitando la transformación económicamente rentable de los edificios existentes.

Debe incluir:

  • La cuota prevista de edificios renovados en 2020.
  • Acciones para paliar el problema de la pobreza energética.
  • Políticas y acciones destinadas a edificios públicos.
  • Iniciativas nacionales para promover las tecnologías inteligentes y edificios y comunidades bien conectados, así como la capacitación y la enseñanza en los sectores de la construcción y de la eficiencia energética.
  • Indicadores de progreso mensurables establecidos con vistas al objetivo para 2050.
  • Hitos indicativos para 2030, 2040 y 2050.

A la hora de determinar los enfoques de actuación en los edificios, se debe tener en consideración el ciclo de vida del edificio.

Debe introducir medidas económicamente rentables específicas, como por ejemplo la introducción de un sistema voluntario de pasaportes de renovación de edificios.

Aparte de los datos de ahorro de energía, se deben proporcionar datos de los beneficios relacionados con la salud, la seguridad y calidad del aire que se esperan obtener.

 

En la reforma de edificios, los Estados miembros vincularán los incentivos financieros para la mejora de la eficiencia energética al ahorro de energía previsto o logrado, según lo determinado por uno o varios de los criterios siguientes:

  • la eficiencia energética de los equipos o materiales utilizados para la reforma, en cuyo caso los equipos o materiales utilizados para la reforma serán instalados por un instalador con el nivel pertinente de certificación o cualificación;
  • los valores estándar para el cálculo del ahorro de energía en los edificios;
  • la mejora lograda gracias a esa reforma mediante la comparación de los certificados de eficiencia energética expedidos antes y después de la reforma;
  • los resultados de una auditoría energética;
  • los resultados de otro método pertinente, transparente y proporcionado que muestre la mejora en la eficiencia energética.

Acceda al texto íntegro de la Directiva (UE) 2018/844